Ricky Martin no será un juez cruel

Por Bang Showbiz | 2013-04-03

Foto: Sitio Oficial

El artista portorriqueño, quien se unió recientemente al elenco de coaches del programa musical La Voz en su versión australiana, causó sensación entre sus fans en el país durante las primeras audiciones del concurso con el carisma y la vitalidad que caracterizan.

"Me lo estoy pasando en grande en Australia, y esto es solo el principio de todo lo que vendrá después. Muchas gracias a todos", escribió el artista tras la primera emisión del programa en su perfil de Twitter.

Sin embargo, el artista boricua admitió que cuando se reunió con los ejecutivos del programa para debatir las cláusulas, dejó clara una única condición por la que accedería a convertirse en coach.

"Antes de nada, dije: 'Muchísimas gracias por la oferta pero si estáis buscando al típico coach locuaz, ácido en sus comentarios y venenoso al decir las cosas, no lo vais a encontrar en mí, no estoy hecho de esa pasta'", explicó el cantante portorriqueño.

Ricky explicó que podría ser capaz de interpretar a ese tipo de mentor pero no se siente identificado con esa clase de actitud hacia sus concursantes.

"No sé cómo ser esa persona. Soy un actor. Puedo llegar a ser esa persona y seguir un guion, pero no quiero hacer eso. Quieres que un espectáculo como este sea real, espontáneo y en el que puedas ser honesto y expresar tus sentimientos. Eso es lo que voy a hacer y hasta ahora ha sido increíble. Estoy muy contento de haber tomado la decisión de unirme a La Voz", explicó el entusiasmado artista.

Parece que la decisión de recurrir a él estuvo condicionada por la partida forzada por la dirección de Keith Urban cuando este aceptó la propuesta de American Idol, aunque Ricky Martin está sorprendiendo positivamente a toda la organización y está revitalizando completamente el formato televisivo.

Su incorporación ha supuesto un cambio incluso en sus compañeros coaches, para los que el exitoso cantante no tiene más que bonitas palabras.

"Todo el mundo tiene su propia personalidad, su propio enfoque diferente de coaching. Y me encantó la vulnerabilidad no solo de los artistas, sino de los coaches también. Seal, es un tío muy seguro de sí mismo, pero en el momento de entrenar a sus concursantes, sentí que se esforzaba por encontrar las palabras exactas, tratando de no herir a sus artistas. Podría haber sido firme y estricto, pero se podían sentir los distintos matices de los increíbles músicos con los que trabaja. Me gustó eso, la vulnerabilidad", explicó el artista latino.

Relacionados

Comentarios