Soundgarden invade de grunge el Palacio

Por Angélica Ayala | 2013-06-03

Foto: Cortesía

Por primera vez la banda Soundgarden se presentó en el Distrito Federal y lo hizo con gran éxito. La banda que se reencontró en el 2010 y lanzó tras esto dos álbumes "Telephantasm" y "King Animal", llegó a la capital mexicana para invadrla de grunge y recordar viejas épocas.

En punto de las 21:00 horas el líder de la banda, Chris Cornell, apareció en el escenario, sosteniendo con la mano izquierda su guitarra y con la derecha saludando al público.

El tema elegido para dar inicio al festejo musical fue "Searching with my good eye closed", después vendría "Spoonman", desprendida del disco "Superunknown", y que representa un clásico de la banda, por esto mismo el público enloqueció desde los primeros acordes.

"Hola Ciudad de México. Estamos muy felices de estar aquí", expresó Cornell con su característica voz rasposa, para continuar con la polémica rola "Jesus Christ Pose".

Durante la primera parte del espectáculo grunge, los temas elegidos fueron un tanto tranquilo, sin embargo como iba avanzando el show la energía también iba creciendo y las melenas cada vez se agitaban más.

También sonaron canciones como: "Rhinosaur", "Burden in my hand", "My wave", "The day I tried to live", "Been away too long"  y "Never the machine forever", esta última escrita por el segundo guitarrista de la agrupación Kim Thayil, quien alentó a los presentes con el puño en alto.

El entusiasmo de los ahí reunidos no decayó y corearon cada uno de los temas llenos de riffs: "Drawing flies", "Non-state actor", "Loud love", "Mailman", "Taree" y "Outshined".

La recta final llegó a ritmo de la balada "Fell on black days", después el tema que definía el momento "Blow up the outside world" y finalmente el Domo de Cobre estalló con la potencia de "Rusty cage", con la que se despidieron momentáneamente.
Sus seguidores alentaron el regreso de Soundgarden, que acudió al llamado para hacer vibrar con "Flower" y "Like suicide".

"Ustedes son increíbles, muchas gracias. Son unos campeones", expresó Chris Cornell antes de despedirse definitivamente con la tan esperada y estallante canción "Black hole sun" y "Slaves & bulldozers", que puso punto final al show en donde el palacio se cubrió por primera vez del grunge que emana Soundgarden.

 

Comentarios