Vetusta Morla impecable en el Metropólitan

Por Angélica Ayala | 2013-06-07

Energía, pasión  y buena música inundaron la noche de ayer al Teatro Metropólitan. La banda encargada de ponerle sonido a tan especial recinto fue Vetusta Morla quien brindó a sus fans mexicanos una noche sin igual.

Las luces se apagaron y los gritos y ánimos se encendieron, Vetusta Morla estaba en casa, una casa llena y ansiosa por escuchar la música de los ibéricos. "Los días raros", "Boca en la tierra" y "Cenas ajenas", formaron parte del primer combo sonoro de la noche. Los primeros acordes cual resorte empujaron al público de sus asientos, poniéndolos de pie.

"Muy buenas noches. Gracias de corazón por haber venido esta noche a nuestro único show en el DF en esta gira. Estamos bastante emocionados y no es para menos, músicos que conocemos o gente que trabaja en esta industria nos ha dicho que este Teatro es muy importante y lo creemos. Gracias por haber venido y esperamos que la pasemos bien", saludó Pucho, vocalista del sexteto.

El show continuó con "Copenhague", el público intentaba captar cada momento en sus teléfonos, bebían algún trago, coreaban las canciones y estaban atentos a todo. Tras entonar "Un día en el mundo", Pucho anunció que tenían una sorpresa para el recital.

"Estamos cerrando aquí una gira y queríamos hacer un show especial.  Mapas tiene canciones que están inspiradas en nuestros viajes, como es el caso de México y teníamos ganas de hacer algo con alguien y bueno, démosle la bienvenida a Carla Morrison", anunció Pucho, antes de entonar junto a la tecatense "Maldita Dulzura", el tema fue bastante aplaudido, aunque Morrison olvidara la letra.

En la noche donde Vetusta Morla y su gran equipo dejaron todo sobre el escenario no podían faltar canciones como: "En el río", "Sálvese quien pueda", "Valiente" y "Saharabbey Roads", en este último, Pucho con pandero en mano organizó una memorable entrega colectiva que marcó a los asistentes.

"Son muchos, así que vamos a organizarnos y a descansar un poquito", expresó el cantante, para luego solicitar que de un costado de la sala repitieran: "No, no, no" y de otro "la la la la la", provocando que, como dirán  los españoles,  los asistentes "fliparan de alegría". Incluso cuando los músicos salieron del escenario, para que técnicos lo adecuarán a formato acústico, la gente continuaba con la dinámica, mostrando que su sed por Vetusta aún no era saciada y querían más.

El momento tranquilo de la noche, pero no por eso menos intenso, llegó al entonar acústicamente "Al respirar", "Rey Sol" y "Baldosas Amarillas". El set list de 18 canciones continuó con "Mapas" y "El hombre del saco", tema dedicado, en palabras de Pucho, a aquellos que "nos miran, nos manejan, nos observan y sólo les queda quitar los sueños. Pero los sueños son poderosos, enormes, muy grandes y también pesadillas. Mejor que se queden con las pesadillas que ya nos encargaremos nosotros de cumplir nuestros sueños".

La recta final, en donde el cantante agradeció a cada persona que integra la familia Vetusta Morla, incluyendo técnicos y managers, estuvo conformada por "Iglús sin primaveras" y "Lo que te hace grande".

"Para nosotros esto, seis veces en México y llegar esta noche aquí es muy importante, somos una banda que lo ha hecho todo con nuestras propias manos y esto es un regalo de Dios. Gracias", expresó Pucho.

Por si toda la energía y el sabor derramado durante casi dos horas de show no habían sido suficientes, Vetusta Morla se encargó de ofrecer un cierre magistral a ritmo de "La cuadratura del círculo". Por varios minutos los chicos mantuvieron hipnotizados a los mexicanos a través de un impecable sonido y luces, desembocando un sinfín de aplausos y dejando plasmada una gran sonrisa en sus fans que seguro perdurará hasta la siguiente visita que los originarios de Tres Cantos, Madrid hagan a nuestro país.

Comentarios